Ayer muchos estábamos de acuerdo con un tweet que, en sus 140 caracteres delataba la necesidad de la presencia virtual en la pyme: así rezaba “A las pymes les queda mucho por hacer en lo que a presencia virtual se refiere, con más de 30% sin página web (@channelbizes). Teniendo en cuenta que, una pyme es un pequeño autónomo para muchos estudios y que, el tejido empresarial español se cose con este ávido perfil de trabajador independiente, la necesidad de marketing digital pronto se volverá en hambruna comercial si no lo paramos.

Hemos de reconocer que, de poco sirve una web gloriosa, un álbum en instagram cojonudo, un canal en youtube con la enciclopedia universal sobre la jardinería, en el caso de que se tenga una empresa de riegos, un facebook con las maravillas universales de los jardines de Babilonia o un perfil en twitter donde cada vez que florezca la margarita contemos el proceso de la polinización de la Bellis Perennis.

Todo es importante, claro que sí, pero hemos de reconocer que no sólo de pan vive el hombre y que por más que le demos a la maquinaria digital de nuestra marca, si el técnico que realiza la visita al hogar del cliente trata a la señora de tu, deja la lavadora llena de marcas, realiza la factura con desdén  y lleva la furgoneta hecha un asco ¡se jodió el invento!

Si esto ocurre las analíticas web decrecerán o sin duda las visitas perderán calidad, la app se descargará menos, el blog ya no se visitará, los videos de youtube perderán interés, los retwitt se volverán lentos y los cambios de estado en facebook comenzarán a parecer siempre el mismo.

Así que, esta mañana antes de llegar a la oficina, no me quedó más remedio que decirle a un amigo que me encontré en servicio ¡pinta la furgoneta! Y es que, a veces, la amistad  es inconsciente  e impulsiva, ya que nace del afecto donde existe poco espacio para los límites, y saca lo mejor de nosotros cuando queremos ayudar.

Pero volvamos a la realidad y a la reflexión final. Podremos estrellarnos contra la pantalla del ordenador pero sin duda, la imagen digital debe nutrirse de la realidad. Ninguna pyme logrará reputación on line, si cada mañana sale a la calle con la furgoneta sin pintar ¡claro! siempre que su producto o servicio sea tangible para el consumidor. Entendámonos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú