Las redes sociales han participado en los últimos meses de forma directa, en la estrategia política que configurará un nuevo gobierno. Un novedoso y cultivado escenario electoral, desconocido hasta entonces en nuestro país, ha ido conjugado perfectamente con el nuevo panorama de los medios de comunicación, y sus herramientas, y el resultado es negociación y necesidad de acuerdos.

Y aunque en este nuevo paisaje, las perspectivas con más horizontes se hallan en las cuentas personales de twitter de los líderes políticos, ni siquiera en estas, los tiempos son ajustados a los momentos comunicativos. Tras el encargo de Felipe VI a Pedro Sanchez para formar Gobierno,   seguía reivindicando su victoria en sus caracteres de twitter como si aún no se creyese que había suspendido el examen, y que no estaba apto para acceder a la Moncloa.

Mientras, el futurible presidente del Gobierno aún mantenía un tuit fijo en su cuenta en el que decía que; cualquier acuerdo o negociación sería con todas las garantías y que harían una consulta a la militancia del  pero mientras, @sanchezcastejon ya se encontraba negociando con lU Y Coalición Canaria.

Las redes sociales delatan y relatan. Una información retuiteada, a destiempo o una comunicación sin matices, puede causar el rubor en la comunidad tuitera y provocar una crisis en el clima de comunicación. Perder sensibilidad en uno de los termómetros sociales más importantes actualmente es tanto como equivocarse. Sigamos atentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú