Seis jóvenes iraníes fueron detenidos este martes por su participación en un vídeo, colgado en YouTube.

Las redes sociales muestran la cruda realidad que vive el ciudadano y por eso molestan. Protestar por una situación, o mostrar el malestar en las redes sociales, comienza sufrir una persecución pegagosa. En España esta semana para concluir con un asesinato político se detienen a tuiteros. Mientras,  la Casa Real crea al fín su perfil en twitter;  absolutamente institucional y con la confianza puesta en mostrar la forma de actuar.

Se olvida las instituciones, las autoridades iraníes y el “Sursum Corda” que, poner puertas al campo siempre ha sido un imposible. La tecnología en este caso, al igual que en otro muchos, ha ido por delante y ¡fíjense!  a servicio del ciudadano, del internauta, del tuitero.

Así que, lo sentimos, ya no pueden hacer nada pero, no se depriman mandos en jefe y autoridades varias. Ver un grandísimo vídeo como “Happy we are from tehran”  siempre es un “arriba los corazones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú